Suministros Industriales
Ofertas
Instrumentación industrial
   Transmisores
   Agitadores Magnéticos
   Rele estado sólido
   Indicadores
   Reguladores Programables
   Anemómetros
   Medición de Temperatura
   Pesaje
   Brillómetros
   Cabinas de Luz
   Calibradores de procesos
   Cámaras de inspección
   Cámaras termográficas
   Caudalímetros
   Colorímetros
   Conductímetros
   Contadores de partículas
   Cortadores de muestras
   Detectores de cables
   Detectores de fallas
   Detectores de fugas / gas
   Dinamómetros
   Dosímetros
   Durómetros
   Endoscopios
   Espectrofotómetros
   Espesímetros
   Higrómetros
   Indicadores de panel
   Luminómetros
   Luxómetros
   Manómetros
   Medición eléctrica
   Medidores de calidad de aire
   Medidores de estrés térmico
   Medidores de formaldehído
   Medidores climatológicos
   Medidores de Automoción
   Medidores de CO2
   Medidores de humedad
   Medidores de pH
   Medidores de radiación
   Medidores de revestimiento
   Medidores de rotación
   Medidores de tensión
   Microscopios
   Penetrómetros
   Pinzas amperimétricas
   Puestos de prueba
   Refractómetros
   Registradores de datos
   Rugosímetros
   Simuladores RTD
   Sonómetros
   Tacómetros
   Termohigrómetros
   Termómetros
   Torquímetros
   Turbidímetros
   Vibrómetros
   Viscosímetros
Elevación y manutención
Protección y Seguridad
Herramientas
Soldadura
Herramientas profesionales
Abrasivos
Limpieza
Engrase
Tornillería
Sistemas Fijación
Señalización
Varios
Adhesivos y químicos
Elementos normalizados
Mobiliario Industrial
Captación de polvo
Ventilación
Chapas Calibradas
Material para laboratorio
Comunicación
Pinturas y Esmaltes
Conducción de Fluidos
Fabricación a medida
Detectores de fallas

Detectores de fallas

Para el control de calidad, la comprobación de piezas con un detector de fallas puede ser determinante. A diario estamos en contacto con materiales, por ejemplo, en el coche, tren o avión. Es importante que cualquier material sea comprobado antes con un detector de fallas para que se pueda garantizar siempre la seguridad. Materiales porosos, frágiles o con grietas pueden ser comprobados mediante una técnica analógica o digital. Nuestros detectores de fallas sirven para la comprobación no destructiva y se usan sobre todo en la industria metalúrgica, la industria química, la comprobación de componentes en la construcción de recipientes a presión, el tráfico ferroviario o la industria aérea o espacial. Un problema típico es la corrosión. Puede suceder que en tuberías no verificadas, aunque sean completamente nuevas, y que han sido colocadas e instaladas correctamente, y donde los materiales corresponden a las últimas normativas, posteriormente tengan alguna falla. Prácticamente cualquier material usado en tuberías está expuesto a la corrosión. En algunos sectores es muy difícil o imposible acceder a ciertas zonas para realizar trabajos de mantenimiento y control, debido al tipo de construcción de la pieza. Un detector de fallas puede detectar deficiencias de forma no destructiva gracias a los ultrasonidos producidos de forma electromagnética (EMUS). Los métodos de inspección convencionales requieren mucho esfuerzo, pues es necesario realizar un desmontaje de la pieza. El detector de fallas permite detectar y analizar en poco tiempo defectos como rechupes, inclusiones, corrosiones o fisuras, lo que permite obtener una visión general del estado del material controlado. Con este método puede comprobar juntas soldadas, medir el espesor o localizar defectos en el material.

Detectores de fallas